Social Network

Email: info@deltabinol.com
accede | registrate   
Email: info@deltabinol.com

Aplicaciones del Deltabinol en Alzhéimer y demencia senil

El empleo de Deltabinol en casos de demencia senil (Alzheimer) se fundamentan en diversas bases científicas que sugieren que es un medicamento efectivo para frenar los efectos de la enfermedad, disminuir la agitación del paciente y mejorar su apetito (1)

  1. Estudios de laboratorio indican que los cannabinoides (presentes en Deltabinol como CBD) pueden regular algunos de los procesos que llevan a la neurodegeneración (3)
  2. Estudios in vitro apuntan que el CBD  (cannabidiol, presente en Deltabinol) tiene un efecto protector frente a la toxicidad secundaria al beta-amiloide,[2] lo que sugiere un posible papel en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

 

Noticia relacionada: Científicos descubren cómo el cannabis ayuda en la enfermedad de Alzheimer

 

Introducción

Los cannabinoides (en el caso de Deltabinol el cannabidiol) actúan en varios procesos que juegan papeles principales en la demencia senil (incluyendo en proceso aberrante Aβ y tau, neuroinflamación, excitotoxicidad, disfunción mitrocondrial, y estrés oxidativo).

Asimismo, los cannabinoides mejoran las alteraciones de comportamiento al disminuir la agitación del paciente y mejorar su apetito.

Debido a estas propiedades dispersas del compuesto cannabinoico, centrarse en el sistema endogenocannabinoide podría representar una oportunidad única de avance hacia una terapia efectiva contra la demencia senil. Del mismo modo, se presenta como un recurso de de bajo coste, debido a su bajo nivel de efectos secundarios y su origen natural.

Base médica

  • – El uso de una combinación de compuestos que cubren el espectro completo de las propiedades terapéuticas descritas para los cannabinoides. Es decir, combinación de los receptores CB1 y CB2 y el cannabidiol (CBD), el cual presenta propiedades neuroprotectivas interesantes a pesar de que sus mecanismos de acción sean aún a día de hoy, pobremente conocidos.
  • – La iniciación temprana de el tratamiento en el proceso de neurodegeneración, el cual asegura la integridad de los compuestos principales del sistema cannabinoide endógeno (sistema de nuestro cuerpo que genera THC) y incrementa la posibilidad de contener la progresión degenerativa exponencial hacia la demencia.
  • – Estudios in vitro apuntan que el CBD  (cannabidiol, presente en Deltabinol) tiene un efecto protector frente a la toxicidad secundaria al beta-amiloide,[2] lo que sugiere un posible papel en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

En 2010 el equipo científico que impulsó el proyecto de Deltabinol.com realizó un estudio de investigación sobre pacientes de Alzheimer a los que se les suministraba Deltabinol y placebo en partes iguales, sin ellos conocer cuál recibía. Para saber más sobre esta investigación haga click en el siguiente link

  Investigación sobre el uso de Deltabinol en Alzheimer

Preocupaciones del uso de Deltabinol

Las principales preocupaciones con respecto al uso de los derivados del cannabis en la medicina se relacionan con la psicoactividad de algunos cannabinoides, especialmente Δ9-THC, que puede alterar la memoria a corto plazo, y las habilidades de atención que actúan principalmente a través de los receptores CB1, así como con la potencial dependencia producido por el consumo de Δ9 THC a largo plazo.

Sin embargo, los efectos terapéuticos de los cannabinoides deben estar claramente disociadas de los riesgos del abuso y la adicción vinculados al uso recreativo de los derivados del cannabis.

En primer lugar, los agonistas de CB1 con potencial psicoactividad utilizados en modelos experimentales para demostrar las propiedades terapéuticas se administraron a dosis sustancialmente más bajas que las que producen efectos psicoactivos y la dependencia del cannabis (Maldonado et al., 2011).

En segundo lugar, la combinación de cannabinoides terapéuticos empleados en el tratamiento de demencia senil incluye CDB, que se conoce para mitigar las consecuencias negativas sobre la cognición de la administración Δ9-THC (Fadda et al., 2004), y por lo tanto evitar tales efectos indeseables.

Finalmente, el contexto del cerebro en sujetos sanos que consumen cannabis enriquecido en Δ9-THC con fines recreativos es completamente diferente de la de los pacientes con EA sometidas a muy determinadas combinaciones de especies de cannabinoides, en términos de organización ECS y la señalización neuronal. En conclusión, a la luz de las propiedades polivalentes para el tratamiento de la EA y los efectos secundarios limitados exhibida por estos compuestos, el progreso hacia un ensayo clínico para probar la capacidad de los cannabinoides para frenar esta enfermedad neurodegenerativa parece ser plenamente justificada.

 

 

 

 

 

 Referencias


 

  1. Arturo Mora Ochoa y Susana Martínez Rodríguez, Manejo y Control de la Demencia Senil (Alzheimer) con Deltabinol (Tetrahidrocanabinol). Universidad de Veracruz.
  2. Iuvone T, Esposito G, Esposito R, Santamaria R, Di Rosa M, Izzo AA. Neuroprotective effect of cannabidiol, a non-psychoactive component from Cannabis sativa, on beta-amyloid-induced toxicity in PC12 cells. J Neurochem 2004; 89: 134-41.
  3. Sarada Krishnan, Ruth Cairns, Robert HowardCannabinoids for the treatment of dementia. Cochrane Dementia and Cognitive Improvement Group. 15 APR 2009

LEAVE A REPLY