Social Network

Email: info@deltabinol.com
accede | registrate   
Email: info@deltabinol.com

¿Qué es el Deltabinol?

El Deltabinol es un preparado farmacéutico derivado del cannabis. Sus sustancias activas son tetrahidrocannabinol y cannabidiol.

Está indicado como tratamiento complementario en los pacientes afectados de Alzheimer, epilepsia, neuropatía diabética, esclerosis múltiple.

La Sustancia activa del Deltabinol es un excelente neuromodulador. No se trata por lo tanto de una sustancia curativa, pues su acción se limita al alivio de algunos síntomas.

E l uso de medicamentos derivados de cannabis  ha sido aprobado en diferentes partes del mundo con excelentes resultados

¿Cómo actúa en el cuerpo?

El Deltabinol Se extrae de plantas de cannabis. Actúa uniéndose a los receptores cannabinoides CB1 existentes en el sistema nervioso y CB2 localizados en el bazo y células inmunitarias, e inhibiendo los impulsos nerviosos que originan la mayoría de los síntomas y signos en estas patologías, lo cual puede contribuir a mejorar las condiciones de vida de los pacientes afectos.

¿Cómo nace el Deltabinol?

Deltabinol nace de una iniciativa propia motivada por la sensibilización ante el incremento de la violencia derivado del tráfico de drogas ilegales, y de la necesidad de aportar al estado de la ciencia nuevos elementos de discusión para la legalización del cannabis con fines terapéuticos. Así nace la investigación Manejo y Control de la Demencia Senil (Alzheimer) con Tetrahidrocanabinol, que deriva en la producción de Deltabinol.

 

Luego de laborar e investigar por muchos años en el ámbito médico-quirúrgico, de  estar sensibilizados por el incremento de la violencia derivado el trafico drogas ilegales, y en  la necesidad de aportar nuevos elementos de discusión para la legalización de la marihuana para uso médico,  Iniciamos el protocolo de investigación  “Manejo y Control de la Demencia Senil (Alzheimer) con Tetrahidrocanabinol” desde donde nace Deltabinol.

Investigación de la que surge Deltabinol

En la primera etapa se realizó, como en todas las investigaciones, una extensa búsqueda de información científica que nos  adentrara en el gran misterio de la fisiología humana,  y que finalmente permitió comprender que estos compuestos químicos forman parte de la misma evolución de la vida, compuestos que compartimos con múltiples especies, particularmente con todos los mamíferos donde la sustancia  las sintetizamos de manera endógena.


Es decir, el propio organismo del ser humano produce Tetrahidrocannabinol, que es el principal principio psicoactivo del cannabis.


Hoy sabemos que una deficiente producción endógena, llevara irremediablemente al  individuo a una enfermedad, hoy estigmatizada y llamada erróneamente adicción. En realidad la  enfermedad se trata de una deficiencia en el sistema más primitivo del hombre que tiene que ver con el con motivación  y recompensa, sistema esencial para la misma evolución.


En una segunda fase del a investigación se trató de responder a la pregunta  ¿cuál  de esta sustancias  nos permiten el uso para beneficio de alguna enfermedades encajadas por deficiencia dopaminica sin generar mayor daño que beneficio?  

Pudimos identificar la cannabis como aquella sustancia que puede beneficiar al sistema de neuro-trasmisión sin generar ningún perjuicio, puesto que su intervención se da a través de los sistemas CB1 (situado en la membrana postsinética) y CB2 (localizado en los leucocitos o glóbulos blancos, células protagonistas en la defensa del orgnanismo).

Por este motivo, la ingestión de algunos principios psicoactivos derivados del cannabis evita  daños permanentes por atrofia de la membrada presinetica que sí se afecta por un sin número de drogas legales e ilegales sumiendo al paciente a una severa adicción.


“El consumo de cannabis no puede estigmatizarse englobándolo en el grupo de otras drogas ilegales, que sí que provocan adicción.”



En una tercera fase se definió el muestreo de pacientes sobre los que se aplicarían los estudios de investigación. El criterio de selección se basó en accesibilidad de modo tangible a los resultados. Finalmente se escogió aplicar la investigación en pacientes de la demencia senil Alzhéimer.

Existen un número importantes de enfermedades que pueden beneficiarse significativamente del uso de cannabinoides en función de su naturaleza neuromoduladora, tales como:

  • Epilepsia
  • Neuropatías
  • Esclerosis múltiple
  • Apaliar los efectos secundarios de la quimioterapia
  • Demencia senil (como el Alzhéimer)


El cannabis posee una función inumnomoduladora, al intervenir en el sistema CB2, y estimular la función protectora del organismo, la leucocitaria


Una de las motivaciones para impulsar la publicación de esta web fue la sensibilización del equipo científico ante la problemática del Alzheimer  que se presentar en la actualidad como un  problema de salud creciente, sin dejar de lado la posibilidad de aplicar el mismo principio para el resto de las patología que en principio sabemos teóricamente el beneficio de los cannabinoles para con ellas.